El constantemente estar enfocados en nosotros, en nuestra vida, en nuestros problemas, provoca que seamos poco empáticos a lo que está viviendo el otro; y esto provoca que nos olvidemos de escuchar, de saber cómo va su vida, de conocer las dificultades por las que está pasando y no nos damos cuenta de la carga mental y física que muchas veces tiene. 

 

Por ello, la esperanza juega un papel importante en nuestras vidas porque nos permite tener y darle la confianza al otro de que pueden lograr lo que deseen (les ayudamos a liberar su carga al inyectarles la seguridad de que todo va a estar bien).

 

Recordemos que vivimos en una sociedad, y el permitirnos escuchar sinceramente al otro nos ayuda a observar que no todo gira alrededor de nosotros, a su vez nos recuerda que nuestras dificultades pronto pasarán y que muchas de ellas, no son tan difíciles como pensamos.

 

Además de desarrollar tu escucha y tu empatía al darle esperanza al otro, también mejoras una capacidad muy solicitada en el mundo laboral y es el liderazgo. Aunque muchos profesionistas llegamos a creer que somos buenos líderes, la realidad muchas veces es diferente.

 

Escucha nuestro episodio: LIDERAZGO, LAS CUALIDADES QUE DEBES TENER

 

Por ello, mi invitación hoy es que desarrollemos: la habilidad de darle esperanza a nuestros colaboradores, compañeros de trabajo o a todo aquel que esté en contacto con nosotros en el trabajo.

 

El objetivo principal es hacerlo por el deseo de aportar y lo positivo es que, a su vez creces internamente, porque al final:

 

“Solo damos aquello que tenemos internamente”

 

¿De qué trata el ejercicio?

 

👉🏻 Elige a una persona (puede ser un compañero, jefe, alguien del trabajo, si no trabajas, puede ser un amigo o familiar).

👉🏻 Pregúntale, ¿Cómo te va en el trabajo?

 

👉🏻 Escucha atentamente lo que te comparte, trata de identificar alguna preocupación, problema que esté presentando actualmente (la escucha es otra habilidad que todo buen líder tiene y que pocos desarrollan). De manera honesta, coméntale porque crees que puede resolver esa situación a su favor. Háblale, de forma detallada, de cómo sus habilidades, conocimientos y experiencia son puntos clave para que pueda darle solución al problema que enfrenta de manera favorable.

 

Aunque no le demos una solución al problema que enfrenta el otro, vas a poder observar como el darle esperanza, y el que se sienta escuchado, le va a ayudar a poder pensar con mayor claridad, encontrar una solución y liberar su mente de la presión.

 

Si tú eres el líder de tu área, podrás observar como el constantemente enfocarte en generar un ambiente de posibilidad en tu equipo, les va a ayudar a incrementar sus niveles de esperanza y como consecuencia tendrán mejores resultados.

 

Si todavía no eres líder, enfócate en desarrollar un ambiente esperanzador y optimista, que les permita comprender a tus compañeros que son capaces de lograr (y muchas veces hasta de superar) las metas del área.

 

Al ayudarle al otro a aumentar su confianza, la esperanza en que es capaz, automáticamente te ayudas a internalizar todo aquello que das, porque te das cuenta de lo que puedes hacer por los demás, (además de que seguro compartirán contigo cómo les has ayudado en sus vidas).

 

La esperanza que siembras en el otro siempre regresa a ti.

 

– Izcaret García Flores.

 

Mi sugerencia es que hagas el ejercicio, por lo menos una vez a la semana. Con el tiempo podrás observar toda la esperanza que has sembrado en ti y en el otro.

¿Piensas realizar este ejercicio? ¡Comparte tu respuesta con todos! 🤗

 

 


Izcaret García Flores
Coach Personal en la Búsqueda de Empleo


Es momento de que valores tu trabajo y hagas lo que realmente te apasiona.
Te ayudo a obtener tu empleo ideal, más rápido y con un mejor sueldo.

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos en nuestras Redes Sociales!

Pin It on Pinterest

Share This